sistemas invisibles cortafuegos
17 / 03 / 2022 / Fuego y humos

Sistemas invisibles cortafuegos: tipos, aplicaciones y mantenimiento

Actualmente la sectorización contra incendios es una pieza clave para la protección y seguridad de cualquier instalación. Los sistemas creados al respecto son esenciales a la hora de evitar la propagación del fuego y del humo ante cualquier incendio, protegiendo los espacios y reduciendo el número de daños.

Pero aunque esos sistemas de protección pasiva son cada vez más necesarios, no debemos olvidar que muchas instalaciones necesitan en su día a día espacios amplios y diáfanos, sin elementos que corten el paso o la visión. Es por ello que se han ido desarrollando, en los últimos años, sistemas invisibles capaces de activarse y mostrarse solo en momentos de necesidad.

Nuestro compañero Carlos Cenamor Gómez, ingeniero en Tecnitex Fire Systems, realizó una charla sobre los sistemas invisibles cortafuegos el pasado 24 de febrero en IFEMA, dentro de la última edición de SICUR. Y hoy queremos recopilar aquí todo lo que Carlos mencionó para ayudaros en vuestros proyectos. ¡Empezamos!

¿Qué tipos de sistemas invisibles podemos encontrar?

Dentro de los sistemas actualmente existentes, son extremadamente destacables las cortinas cortafuegos. Estas cortinas son sistemas móviles y automáticos, diseñados específicamente para garantizar la integridad de cualquier edificio, el aislamiento de los espacios afectados por un incendio, la baja radiación o la impermeabilidad al humo.

Desde Tecnitex Fire Systems ofrecemos ya una amplia gama de cortinas invisibles, innovadoras y funcionales. Estas son soluciones compactas y ligeras, capaces de no sobrecargar ni cubiertas ni dinteles y resistir temperaturas superiores a 1000 ºC. ¿Algunos ejemplos?

  • La cortina cortafuegos MFB E-120, cuyo objetivo principal es evitar la propagación de las llamas en una instalación. Es capaz de resistir el contacto directo de llamas o temperaturas superiores a 1000 ºC durante más 120 minutos. Y aunque es cierto que no dispone de aislamiento térmico o baja emisividad de radiación, es una solución ideal para exteriores o zonas donde no existan elementos inflamables próximos (en la zona de la cortina no expuesta al fuego).
  • El sistema MFBI EI-180, una solución automática que cuenta con una cortina cortafuegos y un sistema de irrigación (que trabajan en conjunto). Esta solución más compleja ha sido diseñada para garantizar la integridad, el aislamiento térmico y la impermeabilidad al humo durante más de 180 minutos a 1000 ºC de temperatura… y es ideal por su versatilidad, ligereza y estética.
  • El sistema MFB Ew-120, una barrera textil móvil y automática ideal para compartimentar cualquier espacio de grandes dimensiones. Y gracias a sus características, es capaz de garantizar la integridad a las llamas, la impermeabilidad al humo y la baja emisividad de radiación térmica (con una resistencia de 120 minutos a más de 1000 ºC de temperatura).

Pero tras conocer todas estas soluciones, surge una pregunta fundamental…

¿Cuáles son los ámbitos de aplicación de las cortinas cortafuegos invisibles?

A la hora de aplicar estos sistemas invisibles, es importante tener siempre en cuenta varias normativas como el Reglamento de Seguridad Contra Incendios de Establecimientos Industriales, el Reglamento de Instalación de Protecciones Contra Incendios o el Código Técnico de Edificación. Debemos cumplir estas normativas y sus actualizaciones en todas las instalaciones en las que trabajamos.

Con ellas en mente, hemos realizado desde Tecnitex Fire Systems varios ensayos en distintas circunstancias (teniendo en cuenta su instalación en espacios frontales protegidos, en espacios más expuestos y en huecos). Y podemos confirmar que nuestras soluciones permiten ser instaladas en diversas instalaciones por su resistencia y protección.

Pero sea cual sea su aplicación, es importante tener en cuenta que el mantenimiento de estas soluciones invisibles es fundamental para su correcto funcionamiento. Pero ¿qué debemos tener en cuenta durante ese mantenimiento?

Mantenimiento: normativa y problemáticas que podemos encontrarnos

El mantenimiento de este tipo de sistemas invisibles está influenciado por el Reglamento de Instalaciones de Protección contra Incendios (RD 513/2017), teniendo que tener siempre en mente las tablas que aparecen en el Anexo II. En ellas se presentan unas pautas, acciones o tareas mínimas que hay que realizar para garantizar que estos sistemas funcionen correctamente cuando tengan que activarse (aunque nosotros siempre aconsejamos aplicar algunas pautas más para que el mantenimiento y las revisiones sean más completas).

A pesar de esas recomendaciones, se observan problemáticas habituales en muchas instalaciones (que deberían evitarse). Entre estos problemas podemos destacar los siguientes:

A. Falta de personal formado

En numerosas ocasiones la instalación de estas soluciones y su mantenimiento posterior no se realizan por personal cualificado para ello. Y esto puede provocar que el funcionamiento del sistema elegido no sea el correcto cuando surja la necesidad.

Somos conscientes de que estos sistemas invisibles son sencillas, pero deben ser siempre manipulados o revisados cuidadosamente por personal con experiencia y conocimientos al respecto, capaces de llevar a estas soluciones a su máximo potencial y asesorar al equipo responsable del espacio en cada momento.

B. Falta de trazabilizar de las operaciones de mantenimiento

Como hemos mencionado previamente, es esencial realizar una serie de acciones o tareas mínimas de mantenimiento, pero en muchas ocasiones estas no se hacen o se realizan de forma incorrecta (bien porque no se cumple el reglamento, bien porque no se siguen las indicaciones de los fabricantes o bien porque no se registran esas tareas correctamente, revisando algunos elementos de más y olvidando la revisión de otros componentes). Esto puede acarrear problemas a futuro que podrían evitarse con una buena trazabilidad.

C. Falta de control a tiempo real

Además de lo ya mencionado, hay que tener en cuenta que la mayoría de las soluciones cortafuegos no cuentan con sistemas de control que sean capaces de monitorizar su estado de forma automática y en tiempo real (y el hecho de que estos sistemas sean invisibles dificulta, además, el control visual de sus componentes). Esto no permite conocer el estado real de estas soluciones y saber si existen roturas, defectos o problemas similares que dificulten su funcionamiento en momentos de necesidad.

D. Eventos o acciones no visibles y no registrados

Durante la vida útil de las cortinas cortafuegos, pueden ocurrir también diferentes eventos más allá de una alarma de incendios, como faltas de corriente eléctrica, fallos de baterías o motores y un largo etcétera. El hecho de no tener un control automático a tiempo real no permite registrar esas alertas ni detectar posibles patrones de comportamiento, lo que puede dificultar el mantenimiento de las cortinas cortafuegos y su buen funcionamiento.

E. Falta de cuadros de control visibles

En muchas instalaciones no existe un fácil acceso al cuadro de control de los sistemas invisibles. De esta forma, no se puede controlar correctamente las cortinas cortafuegos ni conocer cómo se encuentran estos sistemas.

Tras leer todos estos puntos, ¿has notado que uno o varios han ocurrido en alguno de tus proyectos? Tienes que tener en cuenta que cada uno de estos elementos puede generar graves problemas en la gestión y el mantenimiento de esos sistemas invisibles, pero existen una serie de soluciones que pueden ayudar en nuestro día a día.

¿Qué soluciones podemos ofrecer para la correcta gestión de las soluciones invisibles cortafuegos?

De todas las soluciones existentes hoy en día, queremos destacar especialmente 2…

A. Control remoto

El control remoto se ha convertido en un elemento esencial en la actualidad ante cualquier tecnología. Conectando un dispositivo (sea un móvil, un ordenador u otro panel) a los sistemas invisibles instalados en un espacio con la tecnología IoT, podrás controlar estos a distancia, realizar configuraciones especiales en un momento específico o programar tareas periódicas (y automáticas) de prevención, control y mantenimiento. Esto permitirá una gestión más fácil, sencilla y directa (esté donde esté la persona responsable).

B. Interfaz para gestionar datos y centralizar documentación

Aparte del control remoto, se puede utilizar una interfaz que permita almacenar todos los datos y los registros generados alrededor de los sistemas instalados. La persona que tenga acceso podrá tener a mano toda la documentación de sus sistemas, leer informes completos de mantenimiento, e incluso recibir alertas cuando surja algún fallo mecánico, eléctrico u otro tipo de problema. Esto ayuda, sin duda, a conocer la situación actual de un proyecto, hacer seguimiento en el día a día y mantener los sistemas de forma mucho más eficaz.

Si necesitas asesoramiento en cualquiera de estas soluciones, nuestro equipo podrá informarte, asesorarte y darte todos los detalles que necesitas. ¿Hablamos?